domingo, 3 de junio de 2012

VAMOS A MATAR MONSTRUOS, DIJERON LOS HERMANOS GRIMM

VERSIÓ EN CATALÀ
La bella durmiente. Edward Burne Jones (1833-1898)





"Yo mataré monstruos por ti..."
Un día en el parque. Love of Lesbian.


Decía el genial G. K. Chesterton, a quien un día de éstos le dedicaré el homenaje que se merece, que los cuentos de hadas no explican a los niños que los monstruos existen. Los niños ya saben que los monstruos existen. Los cuentos de hadas explican a los niños que los monstruos se pueden matar.Este año y durante estos días celebramos el 200 aniversario de la publicación del primer libro de cuentos de los hermanos Grimm, Jacob y Wilhem, bibliotecarios, escritores, folcloristas y fundadores de la filología alemana. En un principio aquel libro de cuentos no estaba dirigido al público infantil. Era una edición sin dibujos y con muchas notas a pie de página. Jacob y Wilhem eran los defensores de la cultura tradicional alemana en la época de la invasión napoleónica. Eran cuentos crueles y salvajes como son la mayoría de cuentos de hadas auténticos. Criaturas abandonadas en el bosque, madrastras asesinas, niñas prisioneras en torres, maldiciones que caen sobre princesas inocentes ... La sociedad americana del siglo XIX condenaba y censuraba los cuentos de Grimm por su crueldad. Y fueron los ingleses los primeros en empezar a edulcorar la obra aún con los hermanos Grimm vivos y dispuestos a adaptar los cuentos al público infantil.Los cuentos que nunca nos abandonan, los que nos hablan de la oscuridad, de las manzanas envenenadas, de las agujas que nos hacen dormir cien años, del lobo que nos devora si le hacemos caso ... Los cuentos que nos recuerdan que los monstruos se pueden matar.Los cuentos que la vida moderna llevan al cine, a veces con delicadeza extraordinaria, a veces con esta manía de lo que debe ser políticamente correcto olvidando que cuando leemos el cuento y nos ofrecen la manzana envenenada y el espejo habla y la madrastra lucha contra el paso inexorable del tiempo entramos en contacto con la parte más atávica de nuestro inconsciente.Y ahora las princesas llevan armadura. Y a mí no me gusta.Será que todavía puedo notar los guisantes en la cama cuando voy a dormir.Larga vida a los hermanos Grimm y sus cuentos originales, crueles y perversos. Seguiremos matando monstruos a pesar de todo. Seguiremos pasando miedo cuando leemos cuentos de hadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada